Vae Pieligero

Halfling Thief

Description:

Vae Pieligero, level 10
Halfling, Rogue (Thief)
Theme: Guttersnipe

FINAL ABILITY SCORES
STR 14, CON 11, DEX 20, INT 10, WIS 10, CHA 18

STARTING ABILITY SCORES
STR 14, CON 11, DEX 16, INT 10, WIS 10, CHA 14

AC: 24 Fort: 20 Ref: 25 Will: 22
HP: 68 Surges: 6 Surge Value: 18

TRAINED SKILLS
Acrobatics +17, Bluff +16, Insight +10, Perception +10, Stealth +17, Streetwise +19, Thievery +17

UNTRAINED SKILLS
Arcana +5, Athletics +7, Diplomacy +9, Dungeoneering +5, Endurance +5, Heal +5, History +5, Intimidate +9, Nature +5, Religion +5

POWERS
Basic Attack: Melee Basic Attack
Basic Attack: Ranged Basic Attack
Guttersnipe Attack: Running Slash
Halfling Racial Power: Second Chance
Rogue Utility: Backstab
Rogue Utility: Sneak’s Trick
Rogue Utility: Acrobat’s Trick
Rogue Utility: Escape Artist’s Trick
Rogue Utility: Cunning Escape
Rogue Utility: Feinting Trick
Rogue Utility 2: Agile Footwork
Rogue Utility 6: Slip Aside
Rogue Utility 10: Shadow Stride
Acrobatics Utility 10: Familiar Footing

FEATS
Level 1: Halfling Fast Talk
Level 2: Halfling Short Bow Hunter
Level 4: Nimble Dodge
Level 6: Backstabber
Level 8: Slaying Action
Level 10: Skill Power

ITEMS
Shadowdancer’s Gloves x1
Cat’s-Eye Headband x1
Belt of Vigor (heroic tier) x1
Seashimmer Cloak +3 x1
Distance Shortbow +3 x1
Boots of Stealth (heroic tier) x1
Lucky Charm +1 x1
Thieves’ Tools
Potion of Healing
Dagger
Magic Leather Armor +2 x1
Burglar’s Gloves x1
Bracers of the Perfect Shot (heroic tier) x1

Adventurer’s Kit1
Carving tools2

1

  1. Cantimplora y copa M1910 (con funda M1910/M1942) de capacidad 600 ml aprox x1
  2. Pala atrincheramiento/combate M1943 Plegable x1
  3. Marmita para cocción x1
  4. Un abrigo doblado impermeable x1
  5. Manta x1
  6. Kit de afeitar x1
  7. Cubiertos de campaña M1926 x2
  8. Tirantes M1936 x1
  9. M1942 bolsa de primeros auxilios x1
  10. Porta-mapas M1938 x1
  11. Soga x1

2

  1. Cartuchera para transportar:
    1. Gubias y escoplos x3
    2. Regla x1
    3. Compas x1
    4. Escuadras x2 (45 y 30-60)
    5. Transportadores x3 (varios tamaños)
    6. Lápices y plumines

Bio:

Prosopografía

Mediano de figura atlética y delgada con 1 metro de altura, piel curtida y tostada, delgada cara de angulosos rasgos con una frente abombada, cejas arqueadas y ojos de un intenso negro que se muestran muy despiertos, mejillas caídas, nariz aguileña, boca ancha de labios finos y herméticos que nunca muestran sus alineados dientes y finalmente el mentón un tanto prominente.

Solía lucir un peinado trenzado con larga coleta junto con unas anchas y voluptuosas patillas que más tarde recortó y afeitó respectivamente, temiendo la ira de Rauhissdartak el dragón rojo odiador de medianos, con la intención de hacerse pasar por un niño humano, plan que, a su pesar, más tarde fracasó a excepción de un niño despistado que intentó invitarlo a jugar con sus amigos/as.

Cuando no viste su armadura de cuero utiliza tiradores según su creencia de que lo hacen ver más apuesto y son más cómodos que un cinturón.

Historia

Vae perteneció a una familia de clase media, su padre Vaubel Raizsomera, conocido por su tendencia a desatender su hogar largas jornadas, abandonar la zona costera y deambular por Bazendia haciendo negocios y tratos inciertos con ganaderos trashumante.

vae2.jpg

Tras la tragedia, Vae huyó de su localidad hacia el oeste de Bazendia y anduvo turbado, errante de una parte a otra, sin tener oficio ni hogar y practicando la mendicidad, así nace el mote “Pieligero”, largos años de subsistir en las calles, a veces robando, alcanzó cierta fama por ser rápido y taimado en peleas callejeras, sobrenombre que aceptó de buena gana para alejarse de su pasado. En esa época tuvo su primer contacto con las gentes del hampa, la picaresca y los delincuentes.

Mascota

Ernestus.jpg

Lo acompaña su mascota Ernestus (Especie Fennecus zerda), se trata del cánido de menor tamaño, un “zorro fenec” caracterizado por sus grandes orejas que le ayudan a oír el más mínimo sonido, adaptado a la escasez hídrica sólo tiene una altura de hasta 21 cm en la cruz y entre 35 y 41 cm de largo, más de 25 cm es su cola lanosa con la que se abriga cuando duerme, y pesa entre 1 y 1,5 kg

Es un animal nocturno que suele alcanzar la edad de 10-12 años y se alimenta de insectos, reptiles, roedores, aves y huevos. Su sentido de la audición es tan fino que puede incluso escuchar a sus presas en sus madrigueras. Complementa su dieta con frutos (dátiles, bayas, etc.) Pueden llegar a saltar hasta 60 cm en altura y 120 en longitud, lo que les ayuda a cazar y huir de sus enemigos.

Su naturaleza sospechosa, tímida, ágil y veloz encarna la imagen del personaje pícaro, trapacero, astuto, taimado, ladino, etc por eso lo acepto como su mascota e incluso invirtió 50 monedas de oro en su entrenamiento con el fin de que durante la batalla sepa ocultarse en lugares seguros y muchas cosas más.

Oficio – Tallador

En sus encomiendas como ladrón realizó falsificaciones de registros, copias de títulos nobiliarios, alteración de firmas para cartas y mapas, también desarrolló el oficio de tallado para duplicar llaves e imitar objetos con el fin de hacerlos parecer como verdadero
Finalmente lo adopta como oficio y desarrolla la actividad de tallador para realizar trabajos sobre cobre, piedra y sobre todo en madera. En caso de ser muy elaborados y complejos es necesaria una mesa de trabajo, entre otras cosas para fijar el material, etc

Propósito actual:
- Ornamentar artículos de uso cotidiano: tallar sus anzuelos, las boquillas de la pipas o remos, etc.
- Crear utensilios tales como cucharas o cuencas para moler especias, vasos, etc.
- Tallar pequeñas figuras de madera, como pueden ser personas o animales, piezas de ajedrez (o algo similar)
avandra.jpg

En cierta ocasión al salir del Osario profanado talló un hueso fémur obtenido tras una difícil victoria cuya figura fue la de una mujer con un timón (le pareció oportuno por la geografía de Daimonesia habituada al mar y la navegación propia de una isla) y la ofreció como ofrenda en la capilla de su diosa Avandra, con una actitud agradecida por el cambio favorable la reconoció como piloto de su suerte. Finalmente realizó una plegaria y continuó su viaje.

La fortuna favorece a los audaces. Tomaré las riendas de mi propio destino y Avandra me sonreirá. Devolveré el golpe a aquellos que tratan de robar mi propia libertad, e incitaré a los demás a luchar por la suya propia. El cambio es inevitable, pero el trabajo de los fieles es necesario para asegurarse que ese cambio es a mejor.

cfa2d1ee6ced619593b6cb9129372c10.jpg

En otra ocasión, luego de escuchar lo sucedido durante la exploración de la isla de los monumentos, Vae decide ir al monumento de Vaelika para realizar una ofrenda que pruebe su habilidad como tallador. Así decide realizar una copia exacta (tamaño real) de su mascota y compañero Ernestus (el pequeño zorro fenec*) pero el proceso debe llevarse a cabo con los ojos vendados.

Buscando por las zonas cercanas al monumento de Vaelika la efímera visión de un ave multicolor entre el cielo frondoso conduce afortunadamente la vista de Vae hacia un infrecuente tejo que parece haberse derrumbado hace poco por razones ignotas.
Su tamaño es ideal, y su madera está en un muy buen estado para empezar a trabajarla

Una vez preparado el bloque principal de madera y luego de observar con detalle la figura original, se propone realizarlo antes de la caída del sol ya que considera peligroso estar así durante el periodo nocturno.

Prepara las gubias y escoplos en un orden secuencial de tamaño y forma para poder ubicarlos según lo necesite y comienza a trabajar.

Para cuando está cayendo la noche, Vae termina su obra. Con los músculos acalambrados y ardiendo por el trabajo constante, se remueve la venda sobre sus ojos, y contempla la obra.

El bloque de tejo quedó transformado en una efigie de Ernestus de impresionante fidelidad. Sus orejas erguidas parecen a punto de girarse en la dirección de un nuevo sonido, y su cola se ve más esponjosa que sólida.
Aunque Vae no podía verlo mientras estaba trabajando, algunas de las variaciones de color de la madera coincidieron con variaciones de tonos del pelaje de Ernestus.

En fin, aunque el trabajo podría haberse beneficiado de más días de trabajo, el resultado fue de excelente calidad, al punto que muchos se mostrarían incrédulos ante la aseveración de que fue hecho a ciegas.

Culto a Moradin

En el templo de los ancestros del Discípulo de Moradín, parado frente al autorretrato escultórico de Ebek el pío, Vae no puede hacer nada mas que admirar la obra que tiene ante sus ojos, obra que deja en manifiesto la viva voluntad del artista de reconstruir su figura y al mismo tiempo imbuir la belleza del arte que demuestra el conocimiento supremo de un oficio duradero.

Conmovido por esta obra, nace en el corazón de este personaje alcanzar un nuevo nivel en su oficio de tallador, aunque le es imposible saber si algún día alcanzara ese horizonte que hacen de las obras dignas de ser consideradas hechas por un maestro, el encanto atractivo de la excelencia de los discípulos de Moradin lo hace caminar hacia su utopía en un intento por dejar la mediocridad de su arte.

Nadie lo sabe, ni siquiera él, quizás si nunca se hubiese adentrado en el templo no hubiera nacido esta ferviente devoción hacia Moradin, de lo que no hay duda es que la vivencia ah dejado una marca en él.

Tatuaje

Ya en el viaje de regreso hacia Potebai, Vae se encuentra recapitulando las peripecias de La Isla de los monumentos y se siente movido a dar el siguiente paso en su devoción hacia Avandra, reiterándose en su cabeza, como un bucle de ecos, aquellas palabras que aparecen en sus plegarias hacia la diosa donde de manera reincidente dice “La fortuna favorece a los audaces. Tomaré las riendas de mi propio destino y Avandra me sonreirá.”

pie_papel.jpg

Pensando en los caminos que quedan por recorrer y mirando la superficie inquieta del agua, sostiene su moneda de la suerte en la mano, la lleva a la altura de sus ojos y examinándola largos minutos dice “Aún no” y la guarda para hablar con los tripulantes del barco en busca de información sobre alguien que pueda imprimirle el símbolo de Avandra en la piel, específicamente en la planta del pie porque considera que si el símbolo esta muy a la vista puede ser fácilmente identificado por aquellos que quieran perseguirlo o injuriarlo, después de todo es un ladrón, además de parecerle poético que la planta de sus pies estén dedicadas a su diosa.

Entre los marineros hay uno que dice estar dispuesto a hacerlo pero Vae decide esperar a llegar a Potebai en busca de algún tatuador sin estilo particular que sea adepto de Moradin por asociar esta actividad como oficio duradero sumado a su reciente inclinación hacia esta deidad, planea buscar los mejores materiales ya que la marca lo acompañara el resto de sus días. Cuenta con la ayuda de Thotham y Edain para encontrarlo.

El nocturno viaje de regreso a Potebai es calmo y libre de contratiempos, y llegan poco antes del despuntar del alba.

Tras un día de averiguaciones, Vae y Edain aprenden de un excéntrico sanador-tallador llamado Theophylaktos que es conocido por la durabilidad y comodidad de los miembros de madera que injerta en amputados. Suele hacer estos trabajos a costo muy bajo, subvencionándose mediante tatuajes de alta calidad artística. Principalmente devoto de Pelor y Moradin.

Según Thotam, el operar de este humano es muy ascéptico y de rápida recuperación, así que Vae podría volver a moverse sin dolor o impedimentos en pocos días tras hecho el tatuaje.

Asi, por 15 monedas de Oro, Vae lleva consigo el emblema de la señora del cambio y la libertar. Cada vez que de un paso será una nueva aventura y otra oportunidad para probar la suerte en nuevos caminos y para asirse de su destino.

Mapa

A los pocos días de haber desembarcado en la isla de Daimonesia, Vae compra un escueto y ajado mapa de la isla con vagas referencias cartográficas.
Ya en sus actividades como ladrón realizó falsificaciones de registros, copias de títulos nobiliarios menores, alteración de mapas y firmas/sellos para cartas, en esta ocasión realiza la continua edición de este mapa para completarlo con notas y actualizarlo con nuevos lugares conforme vaya explorando más la isla u obteniendo información fiable.

a.jpg

Afición – Pesca

En daimonesia, con la intención de pescar artesanalmente desde la orilla o un espigón con redes plomadas o con forma de mangas y cañas, a modo recreativo y también para conseguir alimento comenzó por hacer averiguaciones generales con los habitantes de Aldeas Rojas para le indiquen un lugar, en lo posible cercano, que sea propicio para desarrollar la actividad, indaga para que le digan si tienen conocimiento de alguna persona que sea por lo menos aficionada y pueda aconsejar sobre que método es el mejor para tal o cual especie, los tipos de redes, caña, carnadas y anzuelos más propicios.
Pensó – Intentare hacer la red y la caña, aunque demande arduo trabajo minucioso y buscar los recursos. De no ser posible o fallar en los intentos, no tendré más remedio que comprar la red y la caña.

vae_pesca.jpg

Al mismo tiempo considera el clima por la variación de las alturas de la marea, etc, así que le pregunta a Iladrill si puede hacer algún comentario o pronóstico sobre el clima para saber si se aproximan lluvias o quizás las tendencias en la estación en la que se encontraba ya que los fenómenos climáticos como la lluvia, el viento y las nubes aumentan la probabilidad de pescar cierto tipo de peces por sus hábitos alimenticios, etc.

Tras 2 semanas de averiguaciones y trabajo, Vae consigue lo siguiente:

Hace diversas preguntas y visitas a personas que han vivido en la costa o de la pesca, o a pescadores de agua dulce locales. Aprende sobre algunas técnicas de pesca, y sobre los implementos que va a necesitar construir y utilizar.

Con fibras extraídas de un amarillento y denso pastizal, y con madera y otros materiales obtenidos de un pequeño bosquecillo en el cual fue brevemente perseguido por una avispa gigante, Vae se arma una red y una habilmente tallada caña. También consigue diversos señuelos vivos para la pesca.

Sobre lugares, se entera de 4 puntos principales en o cerca de las Aldeas Rojas (en un radio de 5 kilómetros de la aldea en donde tienen su casa):

  • Un pequeño riachuelo (con raras anguilas)
  • Un pantanal (carpas jaspeadas)
  • Un domo de tierra cocida (desconocido)
  • Un estanque de amplios nenúfares (lucios)

11805807_10206613707317781_240760584_n.jpg

Simultáneamente mientra consigue la información Iladryl ayuda a Vae a mejorar un poco sus anzuelos y señuelos de acuerdo a las presas que tiene en mente.
También le da algunos consejos para atraparlas basados en el momento del día y las condiciones metereológicas del momento, todos aplicables dentro de la próxima semana según sus predicciones:

-El mejor momento para las ánguilas sería el próximo mediodía, aprovechando una breve sequía que va a terminar.
-Durante un lluvioso atardecer dentro de dos o tres días, las condiciones son propicias para atrapar lucios medianamente cansados y no tan combativos.
-A finales de la semana, pasados unos días de lluvia, es un buen momento para atrapar una engordada carpa jaspeada, aunque posiblemente haya una sobreabundancia de mosquitos."

Los rumores de las carpas parasitadas lo repelen de inmediato por considerar asquerosos a los parásitos y el disco de plomo con medio metro de grosor le parece señal suficiente para posponer su empresa. Solo posponer porque se vió invadido por una gran curiosidad que lo intriga sobre las profundidades del pozo y seguramente volverá cuando esté listo para enfrentarse a lo que contenga el aljibe y habita el lago de las profundidades.

Finalmente y gracias a la ayuda de Iladryl emprende la marcha pero antes Vae le pide ayuda a Thotham para que lo acompañe dado que puede necesitar de sus habilidades atléticas en caso de que algo saliese mal durante el breve viaje o la pesca. En primer lugar se dirigen tras las anguilas y más tarde planean ir al Estanque de los nenúfares para pescar lucios.

Durante la mañana proceden con cautela hacia el pequeño riachuelo precavidos por la conocida astucia de las anguilas. Ya cerca del mediodía Vae tiene una sensación ansiosa que lo mantiene inquieto e impaciente y empieza a observar con más atención el agua.

Para hacernos con las anguilas intentara poner las redes para crear un perímetro de contención en caso de que quieran escapar las muy ladinas, eso a modo preventivo, llamara su atención sujetando carnada viva a los anzuelos que esta hilados a una línea con media vuelta en la mano para sujetar mejor y evitar que se escape, una vez piquen el cebo, recoger la línea para cobrar la pesca.

Al dia siguiente planea poner a prueba su valentía pescando los lucios con la caña y de ser necesario luchará con ellos, aunque intentará aprovechar la presencia de los nenúfares para ocultarse de la visión de los peces que, según él cree, pueden observar desde el interior del lago.

Vae prepara todo con gran sigilo y habilidad, y luego posiciona con su caña a la carnada viva en un punto semiescondido entre los juncos, y no muy lejos de la trampa de la red.

Tras una hora de paciente espera, durante la cual una misma anguila moteada parece observar con suspicacia a la jugosa carnada en distintos momentos, ésta parece haber caído en la trampa. Se abalanza rápidamente sobre la carnada, de una manera que normalmente hubiera evitado el escondido anzuelo, pero un movimiento rápido hace que quede atrapada por éste.
La gruesa anguila, de casi 2 metros de longitud, trata de escapar hacia los costados, pero el hilo de la caña resiste. Parece empezar a hacer ciertos retorcidos movimientos para sacarse de la boca el anzuelo, pero las redes impiden sus movimientos. Finalmente, se lanza impetuosamente riachuelo adentro. Vae logra enlentecer su retirada, pero está siendo arrastrado aguas adentro rápidamente, y pronto perderá la tracción del barro, y quizás no logre mantener el agarre…

¡¡¡Ahí voy Vae!!! – Grita Thotham, y se zambulle con rapidez intentando agarrar por la garganta a la anguila, aprieta con todas sus fuerzas y logra hacer que lo suelte, lamentablemente le pega un latigazo que lo hace tambalear y se le escapa de las manos.

- Maldición!! – exclamó.

Las redes colocadas por Vae dificultaron el escape de la anguila moteada, pero aún sin estas, la anguila hubiese sido del doble de tamaño, Thotham probablemente la hubiera conseguido atrapar igual. Con un agarre pétreo que apenas la deja mover, puede regresar con la anguila de casi 2 metros de largo a la orilla del riachuelo.

En la orilla la mataron y ataron para emprender ese mismo dia el regreso a las Aldeas Rojas, mientras Thotham carga en sus hombros el fruto de la pesca, vae va juntando ramas que están en el piso aprovechando los últimos días de la breve sequía para poder encender el fuego con el que cocinarán la anguila.

Al medir 2 metros dividirán la carne, una parte para ser asada y preparada con salsa dulce y la otra para ser cocinada en la marmita. Al otro día, después de la siesta se dirigirán al estanque.

Caminando bajo una ligera pero constante lluvia, llegan al estanque.
El estanque mide casi media hectárea, y su superficie está cubierta por grandes y cóncavos nenúfares en los cuales diversos animales pequeños (sapos o aves, principalmente) se posan ocasionalmente. Posiblemente podrían soportar el peso de un mediano con muy buen equilibrio.

El asado con salsa dulce no sale muy bien que digamos… las bayas recolectadas, aunque parecían maduras, resultan ácidas o amargas. El aparejo preparado para asar la carne colapsa localizadamente en un momento sin que se den cuenta, y una parte de la anguila se quema demasiado.
Finalmente logran reducir parte del daño, pero la carne queda agria y de consistencia dudosa.

La porción hervida queda bastante sabrosa, y pueden apreciar que sea un plato visto en tal alta estima por la zona. El sabor natural podría haberse resaltado con mayor pericia, pero el plato no resultó decepcionante.

Sobre el lucio:
lucio.jpg
Con varios saltitos casi horizontales sobre los nenúfares, que apenas generan ondas en la superficie del agua y hasta amortiguan generosamente sus ruidos, Vae se posiciona en el centro del estanque. En absoluto silencio, sin siquiera perturbar a una alta ave pescadora a meros centímetros suyo, Vae baja la carnada, y espera…
Un minuto más tarde, algo pica. Antes que se sacuda frenéticamente, Vae hace un rápido movimiento de muñeca para detenerlo, y, para su sorpresa, la caña deja de tirar. Sube el hilo, y recoge un lucio de medio metro de longitud. De dentro de su boca con dientes como agujas, Vae saca el anzuelo, que había penetrado hasta el cerebro del lucio, matándolo inmediatamente.

Totham:
-Vae, debemos volver con el grupo, hace mucho tiempo que estamos aquí y nos estarán esperando para continuar nuestra cruzada… a menos que quieras volver mas tarde, si no necesitas mi ayuda podría volver yo y avisarles que luego te sumarás..

Vae:
-Bueno, volvamos, pero no sin antes llevarnos algunos hermosos nenúfares y llevar el lucio a las aldeas.

Una vez de regreso, Vae, tiene la intención de honrar la memoria de la vieja pescadora en las Aldeas Rojas que gustaba de servir lucios asados junto con una ensalada que incluía pétalos de nenúfar, por lo que, luego de varias indicaciones de los habitantes, logran dar con la casa. Al llamar, los recibe el nieto de la pescadora que acepta la visita y luego de escuchar cómo pescaron el lucio, acepta cocinarlo junto con los nenufares para recordar a su querida Abuela, siendo de su agrado, les comparte la receta.

Moneda
moneda.jpg

Una noche de cielo despejado e intensa luna, luego de semanas de reposo por enfermedad y de multitud dé reflexiones, mientras caminaba junto al muelle, Vae decide dirigirse de manera tranquila hacia el altar de Avandra que supo tallar algunos meses atrás.
Una vez allí, un poco más nervioso, inspeccionando los alrededores de la zona, cava cuidadosamente unos pocos metros de profundidad y deposita la moneda que hasta ese momento, según creía, lo ayudó a tomar decisiones por mero azar, como si la suerte hiciera manifiesta su voluntad por medio de este objeto de buena fortuna.

Detenidamente la sepulta y enterrada la oculta con la intención de que no cualquier viajero la encuentre, sino aquel curioso que se detenga a apreciar la escultura y que por supuesto el favor de la diosa esté sobre él.
asdasd.jpg
Terminado el trabajo piensa en voz alta y levantando la mirada hacia los ojos de la figura dice; “Mi señora, no dejare que nada ni nadie decida mi destino, me haré responsable de mis decisiones, este cambio era inevitable, tarde o temprano llegaría.
Soy yo quién elige cual camino recorrer y espero que usted me acompañe en cada paso hacia una nueva aventura y en cada nueva oportunidad para asir mi destino”

Ya de regreso se repite muchas veces, casi como convenciéndose, “hice bien, hice bien, la suerte es un concepto inventado por los débiles para justificar el fracaso” y pensando esto viajó apresurado como si huyera de su arrepentimiento, después de todo, más de 10 años dejo que la moneda condicionara sus decisiones.

Atravesando Potebai, melancólico y ensimismado piensa “en una isla, bajo una escultura, se encuentra una moneda muy especial”, en su habitación se abandonó sobre la cama, creyendo equivocadamente que por falta de reposo tenía necesidad de dormir largamente.

Vae Pieligero

Entelequia Nekel